COMUNIDAD BIKURIM SECCION DE ESTUDIOS  
 
  ESTUDIOS MESIANICOS 26-09-2017 03:33 (UTC)
   
 

 

Yahshúa y el Judaísmo
 
Por Yosef Aharoni Alvarez
Revista La Senda Antigua
 
            Durante las últimas décadas ha estado ocurriendo un sorprendente cambio en la actitud de muchos judíos hacia el Maestro de Nazaret, a quien los hebreos modernos llaman “Yeshúa” los gentiles de tradición griega llaman “Jesús” y muchos israelitas mesiánicos llaman Yahshúa o Yahoshúa conforme al hebreo antiguo. Pero no es menos sorprendente que este “despertar judío” hacia Yahshúa de Nazaret está balanceado a su vez por un cambio de actitud de muchos gentiles hacia la fe de Israel, la fe que practicó el Nazareno en toda su pureza.
 
Esta nueva tendencia debe desembocar, naturalmente, en una reinterpretación del Nazareno que armonice adecuadamente con el trasfondo judío en que nació, vivió y murió el Maestro Yahshúa. Por demasiados siglos ya la cristiandad ha estado presentando a Yahshúa como si fuera un gentil de habla griega, y hasta con un nombre de origen griego: Jesús. Con razón el mundo no ha entendido todavía el verdadero mensaje que nos trajo este gran Maestro. Para entender a Yahshúa es imperativo situarlo en el trasfondo cultural y religioso del judaísmo del primer siglo.
 
 
La Nacionalidad de Yahshúa
 
             En los archivos del Templo de Jerusalem se guardaban cuidadosamente los registros genealógicos de todos los israelitas varones, especialmente de los primogénitos. Esto fue así hasta el año 70 de la Era Común (EC), cuando los romanos arrasaron el Templo. Que estas genealogías se conservaban con gran cuidado se demuestra por el hecho de que todas las familias en Israel podían ir a su pueblo natal a registrarse en censos como el de César Augusto (Lucas 2: 1-5). Se registra en Lucas 2:36 que la profetisa Ana era “de la tribu de Asher.” De estos antiguos archivos seguramente Mateo y Lucas obtuvieron los nombres para sus listas genealógicas de Yahshúa, ya que los mismos estaban disponibles al público para examen.
 
            Por estos registros antiguos sabemos con certeza que Yahshúa fue judío de nacimiento, hijo de una virgen judía llamada Miriam (María), e hijo adoptivo de un judío llamado José. Era un hecho bien conocido en sus días que él descendía del Rey David y, de hecho, muchas personas lo llamaban “Hijo de David” (esto es, descendiente de David”) – Mateo 9:27; 15:22.
 
            Consideremos ahora algunos datos que ponen de manifiesto la judeidad de Yahshúa:
 
¨      ¨      Fue circuncidado al octavo día, tal como lo mandaba la Toráh. (Luc. 2:21).
¨      ¨      Cuando alcanzó la edad del “Bar Mitzvah,” lo llevaron al Templo, “según la costumbre de la fiesta” (Luc. 2:42).
¨      ¨      Cuando comenzó su ministerio público, a la edad de 30 años, la gente lo llamaba “Rabí”, (Juan 3:2).
¨      ¨      Junto al pozo de Jacob, en Sicar, una mujer lo reconoció como judío, probablemente por su apariencia física y su manera de vestir. (Juan 4:9).
¨      ¨      Yahshúa usaba en sus ropas los flecos (tzitzit) que ordenaba la Toráh en Núm. 15:38-41 y Deut. 22:12, (Mat. 9:20; 14:36). Números 15:38 explica los flecos como recordatorios de los mandamientos de YHWH; y, según la tradición el cordón morado es símbolo del cielo, el trono de YHWH. Por esto los enfermos tocaban esperanzados los bordes de su manto, (Mat.9:20; 14:36).
¨      ¨      Yahshúa mismo dijo que su ministerio estaba dirigido a los judíos (Mat. 10:6); y, con un par de excepciones, sus milagros y sus discursos se dirigieron siempre a sus paisanos judíos. En todas las ciudades judías adonde iba hacía el bien, curaba los enfermos y enseñaba el mensaje del Reino. ¿Es maravilla pues que el común del pueblo judío en aquellos días amara a este benefactor judío? Aún sus enemigos tuvieron que reconocer: “Ningún hombre habló jamás como este hombre”. –Juan 7:46.
¨      ¨      Yahshúa asistía todos los sábados a la sinagoga, y hasta le daban parte en la lectura de la Toráh. (Lucas 4:16).
 
Joseph Klausner, conocido y distinguido escritor judío contemporáneo, dijo: “Es por lo tanto manifiesto que [Yahshúa] fue un verdadero judío de familia judía, porque Galilea en su tiempo estaba poblada principalmente por judíos; aunque no puede haber mayor prueba de su judeidad que su carácter y modo de vida esencialmente judíos”. –Jesus of Nazareth, pag. 233.
 
Sus Enseñanzas
 
            Aunque Yahshúa se opuso a algunas interpretaciones rabínicas de la ley, de ningún modo se opuso a la ley misma. Al contrario, pues una vez dijo: “No piensen que he venido a abrogar la ley”… (Mat.5:17).   Al decir esto demostró que acataba la ley de YHWH que decía: “No añadirás a la palabra que yo te mando, ni quitarás de ella” (Deut. 4:2).
 
            El “Shemá” ha sido por generaciones la creencia fundamental de la fe israelita: “Oye, Israel, YHWH es nuestro Poderoso, YHWH es Uno,” (Deut. 6:4). Cuando un paisano judío le preguntó a Yahshúa cual era el mandamiento más importante de la ley, él respondió como respondería todo buen judío, con el “Shemá”: “Oye, Israel, YHWH es nuestro Poderoso, YHWH es Uno”. (Marcos 12:29).
 
Cuando cierto joven judío le preguntó a Yahshúa qué tenía que hacer para heredar la vida eterna, el Maestro le dio la respuesta que le habría dado cualquier buen rabino: “Guarda los mandamientos”. (Mat. 19:17).
 
            Es claro que a través de todo el evangelio permea el sabor puramente judío de las enseñazas de Yahshúa.
 
 
 
Testimonio de Dirigentes Judíos Modernos
 
Joseph Klausner escribió: “[Yeshúa]…presentaba el antiguo material de una manera más impresionante que los sabios de Israel, y en todos sus dichos dejaba la huella de una personalidad única que lo movía a incorporar su enseñanza en la práctica real.” –Jesus of Nazareth, Pág.114.
 
El Dr. Kaufman Kaher, famoso rabino del Templo Beth-El en NY, conocido como el más grande teólogo judío en América, dijo: “[Yeshúa], el hombre viviente, fue el maestro y practicante del más tierno amor a Elohim y al hombre, el parangón de la piedad, la humildad y la entrega propia;… Fue uno de los mejores y más fieles hijos de la sinagoga… No tenía nada de la rigidez del hombre de escuela, nada del orgullo del filósofo y el recluso, ni aún el implacable celo del profeta antiguo para excitar la ira popular; vino solamente a llorar con los que lloran, a levantar al abatido, a salvar y a sanar.” -Religión de Verdad, justicia y Paz, Pág.117.
 
James Parker escribió: “[Yeshúa] vivió y murió como judío; y nuestro presente conocimiento del judaísmo farisaico nos capacita también para ver que en los fundamentos de su enseñanza, en su mensaje sobre la naturaleza del Todopoderoso y del hombre, sobre el Reino del Poderoso y sobre las relaciones del hombre con su prójimo y con su padre en el cielo, no hay nada que no surja de su trasfondo judío, o que no se encuentre entretejido en el judaísmo”.   –Judaísmo y Cristianismo, Pág.41.
 
El Dr. Leo Baeck, uno de los más notables eruditos en el judaísmo moderno, nos ofrece este cuadro de Yahshúa de Nazaret:
 
“En el antiguo evangelio que se abre delante de nosotros, encontramos a un hombre de rasgos nobles que vivió en la tierra de los judíos en tiempos tensos y excitados y ayudó y laboró y sufrió y murió: un hombre proveniente del pueblo judío que caminó por senderos judíos con fe y esperanzas judías. Su espíritu se sentía en casa con las Sagradas Escrituras, y su imaginación y pensamiento estaban anclados allí; él proclamó y enseñó la Palabra del Todopoderoso porque el Todopoderoso se la había dado para oírla y predicarla. Nos enfrentamos a un hombre que ganó sus discípulos entre su pueblo: hombres que habían estado esperando al Mesías, el hijo de David, que había sido prometido;… En esta antigua tradición contemplamos a un hombre que es judío en cada cualidad y rasgo de su carácter, manifestando en todo aspecto lo que hay de bueno y puro en el judaísmo.
 
“Únicamente en el suelo del judaísmo se habría podido desarrollar este hombre como se desarrolló; únicamente en este suelo también, habría podido hallar discípulos y seguidores como los que halló. Aquí solamente, en esta esfera judía, en esta atmósfera judía de confianza y anhelo, podía este hombre vivir su vida y encontrar su muerte –un judío entre judíos. La historia judía y la reflexión judía no pueden pasarlo por alto ni ignorarlo. Desde que él vino a existir, no ha existido un tiempo sin él; ni ha habido un tiempo que no haya sido desafiado por la época que lo considera a él como su punto de partida.
“Cuando esta antigua tradición nos confronta de esta manera, entonces el Evangelio, que era originalmente algo judío, viene a ser un libro –y ciertamente no pequeño– dentro de la literatura judía. Esto no es porque, o no únicamente porque, contiene declaraciones que también aparecen en la misma forma o en forma semejante en las obras judías de aquel tiempo. Ni es tal –de hecho, es menos así– porque el hebreo o el arameo irrumpan una y otra vez a través de la formación de palabras y la formación de oraciones de la traducción griega. Es un libro judío más bien porque –completa y exclusivamente porque– el aire puro de él está lleno y el que se respira es el de las Sagradas Escrituras; porque un espíritu judío y ningún otro, vive en él; porque la fe judía y la esperanza judía, el sufrimiento judío y la angustia judía, el conocimiento judío y las expectaciones judías, y éstas solamente, resuenan a través de él –un libro judío entre los libros judíos. El judaísmo no debe pasarlo por alto, ni malentenderlo, ni debe querer deshacerse de todos sus reclamos a estas alturas. Ahora también, el judaísmo debería comprender y tomar nota de lo que es suyo”. –Judaísmo y Cristianismo, Págs. 100-102.
 
Siendo que los pensadores judíos están haciendo una reevaluación de Yahshúa, y lo están viendo cada vez más como un hijo modelo de Israel, ¿no deberían hacer lo mismo los gentiles? No basta con reconocer que el Gran Maestro era judío, es importante reconocer también que él no vino con el propósito de fundar una religión nueva y diferente de la fe israelita que se basa en las Sagradas Escrituras. Es tiempo ya de que todos hagamos a un lado de una vez las ideas preconcebidas y reevaluemos a Yahshúa como lo que fue: el más grande exponente de la fe de Israel, la fe hebrea, que jamás haya existido, y como tal, sigamos sus enseñanzas.
 
 
¿Quién es Rabenu
Iehoshua de Natzrat?
Por Avdiel

.......... Iehoshua (conocido también como Ieshua en arameo) Ben Iosef de Natzrat, desendiente de David haMelej, nacio en Beit Lejem, Israel, el 6 A.E.C., y desarrolló sus enseñanzas en varias regiones de Israel, principalmente en Galil. Es el persojane más ‘conocido’ mundialmente, e impacto no solo al hambito hebreo, sino al resto del mundo, de manera que han marcado una Era [E.Comun] que comienza con su nacimiento según sus calculos. Apesar de los más de dos mil años de la aucencia de su persona entre nosotros, Iehoshúa es el Maestro que más discípulos tiene, y pese a la añoranza de poder verlo y oír sus sabias palabras saliendo de su boca, no dejamos de tener gozo y alegría, pues sabemos con fe perfecta que así como se fue, así vendrá, y nos sentimos privilegiados de que el Eterno nos permita tener tan grande Maestro, al cual Ungió para que fuese Melej Israel, y nosotros poder alcanzar ser sus discípulos, de manera que tal pareciera que su presencia está aun entre nosotros pues no hay día en que no digamos uno de sus sabios dichos, no hay día en que su memoria no se recuerde, y no hay día en que su nombre no sea pronunciado entre nosotros.
.......... Es la esperanza de sus discípulos difundir las enseñanzas del Maestro en estos días cercanos al reencuentro con él. Aunque Iehoshua es el persojane más ‘conocido’, no es del todo comprendido. Debido al paso de los años (teniendo presente la Omnisciencia del Creador, bendito sea) su persona es mal entendida por algunos que tienen poco conocimiento, solo sus fieles discípulos han preservado y trasmitido sus enseñanzas, mientras que otros tratando de comprenderlo pasan por alto ‘la epoca’ en que Iehoshúa desarrollo sus enseñanzas, ‘el contexto’ de las mismas, y otras muchas cosas importantes que forman parte de su persona, y que si no se tienen presente es dificil comprenderlo en este siglo presente; otros tristemente, con menos comprención que los anteriormente mencionados, dedican tiempo para publicar libros y artículos en contra de Iehoshua. Sin embargo es ovbio que tanto sus enseñanzas como su persona siguen siendo para miles una ayuda para comprender al Creador, Elohei Israel, pero en especial para sus discípulos él ha cido el cumplimiento de las profecías que fueron dichas por los Neviím (Profetas), él es el Mashiaj (Ungido por el Eterno), y por esto él a revelado nuevas profundidades y misterios de la Torah, que pareciera que la Torah se renueva, y una vez más estamos en Har Sinai recibiendola, pero esta vez con ruaj haqódesh (inspiración del Eterno), que el Eterno, bendito sea, da a todo aquel que como el Mashíaj se dedique al estudio de la Torah.
.......... Con la ayuda del Eterno, bendito sea, sirva estos escritos para traer luz a aquellos que ignoran, a aquellos que profesan seguirlo, inclusive a los que nos desprecian, y para que nosotros, sus discípulos, comprendamos aun más la responsabilidad que tenemos al ser sus discípulos, como él dijo: "Fuente de luz son ustedes en el mundo. Una ciudad construida sobre la montaña no puede ser escondida. No encienden una ner (lampara) para ponerla en un lugar escondido donde no alumbre, sino que la pondrán sobre la Menoráh (Candelabro) para que alumbre a todos los de la casa . Así alumbre sus fuentes de luces frente a todo ser humano, para mostrarles las buenas acciones de ustedes que son de alabanzas y de glorias para su Padre que está en los cielos. " (Toldot Iehoshua, Pereq 14 [Mat.5:14-16]).
B"H (Con la ayuda del Eterno)
Esta página es parte de www.BeneiYisrael.com
¿Son los Natzratim una Secta,
Culto o Religión?
Por Avdiel

.......... No. Antes de continuar debe tenerse presente que los Natzratim siempre han estado formados tanto de benei (hijos de) Israel como de iréi ([no-israelitas] temerosos de) Elohim. El hecho de ser Natzratim significa seguir las enseñanzas de la Torah del Rabino Iehoshúa.
El origen de los Natzratim se trasa hasta el 1er siglo E.C., por lo que es necesario aclarar varias cosas:
[1] - No existía lo que hoy se le llama ‘la religión Judía’ o lo que hoy se conoce como Judaísmo (Iahadut). El término que hoy es usado para traducir la palabra ‘Religión’ al hebreo [y arameo] es ‘Dat’, sin embargo Dat es Ley o equivale a Torah y no a ‘Religión’. Los hijos de Israel no tenían un Judaísmo [que luego se desarrolló poco a poco], sino que tenían la Emunah (Fe, Creencia, Certeza, Firmeza) en el Elohei Avraham (‘Dios de Avraham’) y la Torah (la Enseñanza) era [y es] su forma de vivir, pues es ella la voluntad del Eterno escrita; es por esto que la ‘Creencia’ de Israel en vez de ser una religión, era llamada ‘Emunat Israel’. El término ‘Judaísmo’ es posible que haya sido impuesto por no-judíos.
[2] - El Judaísmo ortodoxo actual es un resultado Fariseo, ya que después de la destrucción del Beit haMikdash haShení (‘2do Templo’) y el exilio, se comenzó a desarrollar por una mayoría de Fariseos lo que hoy conocemos como Iahadut [‘Judaísmo’], que en realidad no llegó a ser llamado ‘Judaísmo’ sino hasta siglos después, como lo plantea Eugene B. Borowitz, en su libro ‘Para Comprender el Judaísmo’, página 84: “¿Por qué está bien afirmar que el Judaísmo comenzó hace apenas unos ciento cincuenta años?. Una objeción: Eso suena falso. Abraham y Moisés, Elías y Jeremías, Yojanán ben Zakai y Akiba, Maimonides y el Baal Shem Tov vivieron hace muchos siglos. Ellos seguramente enseñaban y creían en el judaísmo.” y continua diciendo “La solución: La sentencia es cierta, pero como muchos comentarios que alborotan a la gente, sólo es una media verdad. Toda la verdad nos dice que la palabra “judaísmo” se volvió común sólo en la primera mitad del siglo diecinueve. No la encontrarás en los grandes libros judíos anteriores a esas fechas.”
[3] - Los diferentes Movimientos del 1er siglo E.C. no eran ‘dentro de un Judaísmo’ [que no existía aun], sino Movimientos que interpretaban la Torah (Enseñanza) de diferente forma, sin estar en desacuerdo con los principios de la Torah, siendo uno de ellos el ‘Shma’ [Escucha Israel, el Eterno nuestro Elohim, el Eterno es uno].
[4] - Los Movimientos que abandonaran los principios de la Torah, eran calificados como Apostatas o Herejes. Sin embargo después de la destrucción del Beit haMikdash haShení y el comienzo del desarrollo del Iahadut (Judaísmo), los herejes eran los que no seguían lo establecido por la mayoría de los Fariseos en aquel entonces.
.......... La palabra ‘Secta’ antiguamente no tenía el mismo significado que tiene actualmente. La palabra griega usada en la traducción de los Kitvéi hatalmidim harishonim es ‘Hairesis’, ésta es traducida al español como ‘Secta’ o ‘Herejía’, pero literalmente significa ‘Escoger’ o ‘Elección’, esta palabra en si misma no se define como algo malo o bueno, pues puede ser usada tanto para Herejía como para Elección/Partido. En hebreo la palabra para Secta o Partido es Kat (lit. Elección) y no tiene una mala connotación pues existen otras palabras para Herejía, estas son:
Kefiráh (Herejía), alguien que conoce la Torah pero la niega es llamado Kofer baTorah.
Min (Apostata).
Epikoros (Ateo, aunque en el Talmud es usado en referencia a alguien que niega la autoridad de la Torah).
.......... Teniendo esto presente podemos entonces analizar algunos versículos que se refieran al tema. En Maaséi haShelijím (Hechos 24:5,6) [note que en algunos manuscritos griegos los versiculos 7 y el comienzo del 8 de cap. 24 fueron añadidas por copistas], leemos la acusación hecha a Shaul de parte del Partido de los Saduceos: “Pues habiendo encontrado que el varón este es una peste y que promueve sediciones entre los judíos de toda la tierra habitada, y es un líder de la KEFIRAH (HEREJIA) de los Nazarenos; quien también el Templo intentó profanar a quien también arrestamos”.
.......... Este versículo se ha mal traducido como ‘la Secta de los Nazarenos’, si fuese correcta esta traducción entonces quedaría invalida ésta ‘acusación’, pues no hay nada malo en ser un líder de una Kat (Elección/Partido/Secta). Sin embargo todas las falsas acusaciones se refieren a una Kefiráh (Herejía).
.......... Note como Shaul en su respuesta (24:14) no niega ser parte de los Nazarenos, lo que niega es que los Nazarenos sean una Kefiráh (Herejía). “Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman Kefiráh, ani oved et Elohei avoteinu (así yo sirvo al Elohim de nuestros padres), siendo fiel a las cosas que son conforme a la Torah y las cosas que en los Profetas está escritas”.
Analicemos:
Pero esto te confieso, que según el Camino que llaman Herejía...”.
Shaul explica quienes son:
El no hace reproches por ser llamado “un líder de los Nazarenos”, sino más bien dice que los Nazarenos no son una Herejía [no han abandonado ni la Torah ni los Profetas], sino que son un Camino.
...así sirvo al Elohim de nuestros padres, siendo fiel a las cosas que son conforme a la Torah y las cosas que en los profetas están escritas”.
Shaul explica el propósito:
No son una nueva religión, sino que siguen creyendo en lo que los antepasados recibieron del Eterno. El movimiento tiene como propósito servir al Eterno y creer/obedecer/tener fe en la Torah y las Profecías, esto les ha hecho conocer quien es el Mashíaj y saber que la promesa de las Escrituras de redención se hacía realidad. Téngase claro que NO existe algo como el Nazarenísmo, o el Caminísmo, o Judaísmo Nazareno; sino que es la misma creencia y fe que fue revelada en el Monte Sinaí; de la que hablaron los Profetas, el mismo camino [la Torah] que siguió el Mashiaj.
.......... En Maaséi haShelijím (Hech.) 28:21-22, compatriotas de Shaul le dicen: “Nosotros no hemos recibido cartas de Iehudáh acerca de ti, ni ha venido ninguno de los hermanos denunciando o hablando algo malo de ti. Pero consideramos conveniente oír de ti lo que piensas; porque de esta Secta nos es notorio que en todas partes de habla contra ella”. Es obvio que la palabra traducida aquí como ‘Secta’ es Kat y no [Kefiráh/Herejía], el hecho de que en los manuscritos griegos si sean iguales se debe a que la palabra griega ‘Hairesis’ sirve para referirse tanto a Herejía o a Elección. Notemos con dos razones lógicas que en Hech. 28:21-22 no se refiere a Kefiráh/Herejía sino a Kat/Elección:
[1]– Shaul no protesta como lo hizo en 24:6,14.
[2]– Si ellos la llamaran Kefiráh (Herejía) es obvio que el fuera un Kofer (Hereje), por lo que no le hubiera dicho “Nosotros no hemos recibido cartas... hablando algo malo de ti”, y mucho menos “consideramos conveniente oír de ti lo que piensas”.
Conclusión: Los Natzratim no son una secta, ni un culto, ni una religión, sino personas que siguen las enseñanzas de Rabenu Iehoshua Ben Iosef, cumpliendo su exigencia: “si su tzedaqáh (justicia) no es mas grande que la de los Perushim (Fariseos) y los jajamim (sabios), no entraran en el Reino de los cielos”, y según su enseñanza, servimos al Elohim de nuestros padres, Avraham Itzjaq e Iaaqov, siendo fieles a la Torah y los Profetas.




Comentarios hacia esta página:
Comentado por Fidel teran( Fidelteran777yahoo.com ), 08-11-2015, 19:59 (UTC):
Los felicito por su gran aporte a aquellos que aman la tórax

Comentado por M Cecilia Noguera Jaramillo llo( eurolatinahotmail.co.uk ), 08-03-2014, 11:19 (UTC):
Gracias doy al abba y a niestro rabi Yahshua por vosotros . este estudio es muy bieno y completo para los que buscan la verdad, pido permiso para publicarlo en mi muro de faccebok mil bendociones. Y michas gracias.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
 
prueba
 
dfdfd

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=